viernes, 17 de marzo de 2017

Comisión Psicosomática del Colegio de Psicólogos Distrito XV
uy escasa precisión.
El rubor súbito producido por una palabra significante para el sujeto, es un fenómeno psicosomático, aunque sea transitorio. Freud nos trae, en sus primeros casos, a una paciente que presentaba una intensa neuralgia facial. Durante el desarrollo del análisis, nos refiere que fueron pronunciadas contra ella unas palabras que “le dolieron como una bofetada”, y desde entonces había comenzado aquel dolor que la atormentaba.
Aunque tanto el rubor como este caso de histeria, son la marca de una frase en el cuerpo, el primero es un fenómeno fisiológico, y el segundo se encuadra en la neurosis histérica, sin lesión de órgano, y mediatizada por el sistema nervioso somático, el responsable de la motilidad y por lo tanto, de la modificación del mundo exterior.
El término psicosomático fue acuñado por Heinroth en 1818, en un intento de enlace, de vinculación, entre los componentes de esa palabra compuesta, psiquis y soma, con lo cual, lejos de alcanzar una articulación, se estableció una separación tan arbitraria como imposible.
Para el psicoanálisis, son fenómenos patológicos orgánicos o funcionales, cuyo desencadenamiento y evolución son comprendidos como la respuesta del cuerpo viviente a una situación simbólica que no fue tratada como tal por el inconciente del sujeto.
La Escuela de Chicago establece siete enfermedades psicosomáticas: hipertensión arterial, úlcera péptica, asma bronquial, tirotoxicosis, artritis reumatoidea, neurodermatitis y colitis ulcerosa.
Todas ellas son enfermedades crónicas, con un pronóstico basado en la evolución de la enfermedad en sí misma, cuando en realidad no hay enfermedades fuera de la articulación con el sujeto que las padece, y la salud no es un don, sino una construcción.
En muchos casos, se trata de afecciones severas, discapacitantes, y cuyas complicaciones pueden ser mortales, como la perforación o el sangrado masivo de una úlcera duodenal, la crisis hipertensiva o el estado de mal asmático.
La imprecisión del término, “proceso psíquico que tiene una influencia en el cuerpo”, ha provocado que casi dos siglos después de la aparición del concepto, la enfermedad psicosomática no tenga una definición completa y universalmente aceptada..."/ FRAGMENTO PRIMERA CLASE
Lic.Alejandra Madormo
MP 91406

No hay comentarios:

Publicar un comentario